Inicio Acerca de Daniel Guillen Servicios La Nao Santiago Contacto
HALLAZGOS DE NAUFRAGIOS

H.M.S. Swift - Fecha de hallazgo 1982.
Naufragó en 1770 en la Patagonia Argentina y mientras hacía un viaje de reconocimiento procedente de las Islas Malvinas. Una corbeta de aproximadamente 28 mts de eslora y con 16 cañones de bronce como armamento. Un año de búsqueda teórica y el 4 de febrero de 1982 a las 16hs mi compañero y yo tocábamos los restos de la nave Inglesa.
Por más de 15 años fué buceado por arqueólogos realizando rescates de objetos, los cuales se depositaron en el museo de dicho barco en Puerto Deseado.
Como buscador de barcos hundidos era hora de continuar y me dediqué a un Vapor de 1887.

Vapor Magallanes.
En el medio de la Ría de Puerto Deseado y a una profundidad de 34 mts estaba el Vapor naufragado hacia casi 100 años. El lugar estaba documentado, la dificultad era el buceo, con picos de corrientes de 12 a 14 nudos se tornaba dificil llegar al barco, la visibilidad no superaba los 50 centímetros, si bien el barco era relativamente joven era una convinación peligrosa.
En el verano de 1983 junto a un amigo y buzo Juan Manuel Palacio lográbamos llegar al barco, el buceo no podía durar mas de 8 minutos, en buceos posteriores logramos filmarlo en super-8. Era hora de comenzar la investigación de la próxima búsqueda, un navío muy antiguo, el Hoorn naufragado en 1615.

Navío Hoorn.
En el verano de 1984 y después de casi un año de investigación con la colaboración del Museo Naval de Amsterdam (Holanda) en esa época por correspondencia, volví a la patagonia y después de varios días de ir al lugar encuentro los restos del Hoorn pertenecientes a la expedición de Le Maire quien diera nombre a dicho estrecho y al cabo de hornos. Este hallazgo no lo declaré oficialmente para preservarlo. Igual fué reencontrado después de casi 10 años de búsqueda por otra gente, en la actualidad esta siendo buceado y estudiado, y se supone que los objetos recuperados estarán junto a los rescatados de la corbeta Swift.
Era hora de intentar un verdadero desafío, de aplicar la experiencia de los hallazgos anteriores claro que para esta nueva búsqueda no habría experiencia que alcanzara. Debería igualar a varias empresas norteamericanas con equipos de detección inalcanzables en esa fecha para mi, ellos estaban buscando hacía mas de 15 años una carabela de Cristobal Colón (en el caribe), yo había tomado la desición de buscar en la Patagonia una Nao de Hernán de Magallanes (Nao Santiago 1520).
Durante 1984 recorrí bibliotecas y archivos de Buenos Aires, Santiago de Chile y de Uruguay.
No existía el Google Heart ni la Internet como lo es hoy, tenía diez meses para determinar el lugar del naufragio hasta el próximo verano.

Nao Santiago 1520, Hernán de Magallanes, La primer vuelta al mundo.
Cientos de libros leídos, cartas náuticas, unidades de medidas antiguas, y una interpretación de la información me dió como resultado un solo lugar posible del naufragio de la Nao Santiago. Aún no conocía la playa personalmente, un lugar donde las mareas son una de las mas amplias del mundo, con acantilados de 30 mts de altura y a unos 150 km al norte de lo que hoy es el Estrecho de Magallanes, había que viajar los 2500 km a un lugar inóspito y desconocido, con una mochila, un equipo básico de buceo y mi carpeta con información.
Enero de 1985, estaba en la Bahía el primer día de búsqueda se halla un madero enterrado en una gran piedra. 20 años después, año 2012 se confirma en Europa por medio del método de Carbono 14 la autenticidad del único madero que pudo encontrar. Era la bahía donde había naufragado la Nao Santiago, un lugar verdaderamente maravilloso, tanto en su hidrografía como en su historia.

La utopía del buzo se había cumplido

P/D: En la actualidad ya hace 40 años que los norteamericanos continúan buscando una de las carabelas de Colón.